Connect with us

Belleza y Salud

¿Cuál es el orden correcto para aplicar los productos de «skincare»?

En la rutina de atención y cuidado de la piel, saber qué productos usar y en qué orden colocarlos es fundamental para mantener tu rostro bonito y saludable.

Published

on

skincare

El cuidado de la piel es más que una simple rutina de belleza: es una práctica que mantiene la salud y la vitalidad de este órgano. Con la gran oferta de productos de skincare que hay disponible, conocerlos y saber en qué orden los debes aplicar, es fundamental.

Las rutinas para el cuidado de la piel varían entre las personas. No todos necesitamos lo mismo ni disponemos del mismo tiempo, tampoco contamos con los mismos productos para cuidar nuestra piel.

De todos modos, ya sea que uses un montón de productos de skincare o te coloques 2 o 3 cada día, el orden en que lo hagas es importante. Te contamos los pasos por seguir para mantener tu piel radiante y saludable.

¿Por qué seguir un orden para aplicar los productos skincare?

Tanto de día como de noche, inicia tu rutina con los productos de skincare más ligeros y culmina con los más densos.

El orden para aplicar los productos de skincare no es un detalle menor, sino un factor que puede determinar la efectividad de tu rutina de cuidado de tu rostro. Desde la textura, el tamaño molecular y el pH de los activos que contienen, varias características influyen en cómo interactúan los cosméticos entre sí y con tu piel.

Sin embargo, no es necesario que te aprendas con detalle los ingredientes de cada frasco que utilizas. Basta con seguir un orden básico y repetirlo en cada rutina.

Usar los productos de acuerdo con una secuencia correcta permite que cada uno pueda penetrar en la piel y entregue los ingredientes activos donde más se necesitan. Por eso, es importante darles el tiempo suficiente para que se absorban antes de aplicar el siguiente.

Por último, es esencial considerar que la piel tiene necesidades diferentes, según el momento del día, por lo que es clave ajustar los cuidados. En consecuencia, te presentamos dos rutinas detalladas para aplicar productos de skincare en orden, una diseñada para la mañana y otra para la noche.

¿Qué productos de skincare usar por la mañana?

Las rutinas matutinas de cuidado de la piel se enfocan en proteger y prevenir. Tu rostro estará expuesto al ambiente exterior, por lo que los pasos básicos incluyen limpiar, hidratar, aportar antioxidantes y proteger contra el sol.

De todos modos, puedes añadir otros productos opcionales que respondan a las necesidades específicas de tu piel. Toma nota de los siguientes pasos:

1. Limpiador facial

Comienza tu día con la aplicación de un limpiador facial. Elige uno suave y neutral para eliminar la grasa, el sudor, los contaminantes y los productos de la rutina nocturna acumulados en tu rostro.

La limpieza facial por la mañana es fundamental para mantener la piel limpia, fresca y preparada para los siguientes pasos de cuidado de la piel.

Puedes conseguir limpiadores faciales a base de aceite o de agua:

  • Limpiador facial a base de aceite: está destinado a disolver los aceites producidos de forma natural. No son aconsejables para pieles mixtas o grasas.
  • Limpiador a base de agua: contienen tensioactivos, que son ingredientes que permiten que el agua retire la suciedad y el sudor. Además, pueden eliminar los aceites recogidos por un limpiador a base de aceite.

Puedes comenzar tu rutina con un limpiador a base de aceite y luego aplicar el que contiene tensioactivos, o bien, elegir un producto que combine los dos componentes. Prefiere aquellos con un pH neutro, ya que irritarían menos la piel.

¿Cómo limpiar tu rostro?

Es importante revisar y seguir las instrucciones del producto: algunos limpiadores se utilizan sobre la cara húmeda y otros en seco. Aplica una pequeña cantidad del producto en el rostro, masajea, enjuaga con abundante agua y seca con una toalla limpia.

2. Tónico

El tónico es un producto acuoso que pueden usarse tanto en las rutinas de la mañana como en las de la noche. Su función principal es hidratar y eliminar las células muertas y la suciedad que pueden quedar después de la limpieza. Además, ayuda a equilibrar el pH de la piel y prepararla para absorber mejor los productos que se aplicarán a continuación.

Aunque es un producto opcional, puede ser beneficioso si eliges el adecuado. Para lograrlo, es clave buscar uno sin alcohol para evitar la sequedad, sobre todo si tienes la piel seca.

¿Cómo usarlo?

Después de la limpieza, aplica el tónico sobre la piel —o sobre un algodón— y deslízalo por el rostro, con movimientos hacia afuera para garantizar una aplicación uniforme.

3. Sérum

Después de la limpieza y tonificación de la piel, aplica el sérum en tu rostro y cuello.

El sérum es un concentrado de antioxidantes diseñado para proteger la piel contra el daño causado por las moléculas inestables conocidas como radicales libres. El estrés oxidativo, la exposición al sol y otros factores ambientales favorecen la formación de estas moléculas que causan daño celular y conducen al envejecimiento prematuro de la piel.

El sérum es una poderosa herramienta en la lucha contra el daño oxidativo y el envejecimiento prematuro de la piel.

Algunos de los antioxidantes más comunes utilizados en estos sueros incluyen la vitamina C, la vitamina E, el té verde, el resveratrol y la cafeína. Estos componentes trabajan juntos para mejorar la textura y la firmeza de la piel, lo que proporciona una protección efectiva contra los radicales libres.

¿Cómo usarlo?

Aplica unas gotas del sérum en el rostro y el cuello después de limpiar y tonificar la piel. Masajea con suavidad haciendo movimientos ascendentes hasta que se absorba por completo.

Antes de incorporar un nuevo suero antioxidante en tu rutina, realiza una prueba de parche. Para ello, coloca unas gotas en un área pequeña de tu piel para asegurarte de que no cause irritación ni reacciones adversas.

4. Crema para los ojos

Se trata de un producto diseñado de manera específica para el área sensible alrededor de los ojos. Esta piel tiende a ser más fina y delicada y es propensa a mostrar signos de envejecimiento como líneas finas, hinchazón y oscuridad.

Una buena crema para los ojos puede ayudar a iluminar, suavizar y reafirmar esta área.

¿Cómo aplicarla?

Coloca una pequeña cantidad de producto en el área debajo de los ojos y alrededor del contorno ocular. Utiliza el dedo anular para ejercer menos presión y minimizar el riesgo de dañar la piel.

5. Aceite facial ligero

El aceite facial es un producto concentrado y nutritivo diseñado para proporcionar una hidratación intensiva y ayudar a mantener la piel suave y radiante. Este paso se puede omitir, pero es de especial utilidad si tu piel muestra signos de sequedad, descamación o deshidratación.

Tómate el tiempo para elegir el producto adecuado para tu piel, ya que los aceites pueden provocar brotes en personas con piel grasa.

¿Cómo usarlo?

Cuanto más ligero sea el producto, más rápido deberás aplicarlo. Los aceites que se absorben con facilidad deben preceder a la crema hidratante.

Coloca unas gotas de aceite en la punta de tus dedos y frótalos con suavidad para calentarlo antes de aplicarlo en la cara. Masajea el producto sobre la piel haciendo movimientos ascendentes hasta que se absorba por completo.

6. Crema hidratante

La crema hidratante actúa como una barrera protectora que ayuda a conservar la humedad de la piel.

La crema hidratante es uno de los productos de belleza que debes usar si tienes más de 40 años y un paso fundamental en cualquier rutina de skincareEstá diseñada para nutrir y proteger la piel.

Hay diferentes tipos de cremas hidratantes disponibles para adaptarse a los diversos tipos de piel:

  • Los líquidos y geles son ideales para pieles grasas.
  • Las cremas espesas son adecuadas para pieles normales o mixtas.
  • Las cremas o bálsamos son las más recomendadas para pieles secas.

La crema hidratante crea una barrera protectora que mantiene tu piel saludable y radiante.

¿Cómo aplicarla?

Con tus manos limpias, toma una cantidad un poco más grande que el tamaño de un guisante y caliéntala entre tus dedos. Aplica primero en las mejillas y luego en el resto del rostro con movimientos ascendentes para garantizar una distribución uniforme.

7. Protector solar

El protector solar es otro de los productos de skincare que no puedes dejar de aplicar en tu rutina diurna de cuidado de la piel. No solo ayuda a prevenir el cáncer de piel, sino que también es fundamental para reducir los signos del envejecimiento al bloquear los rayos ultravioletas.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda elegir un bloqueador solar de amplio espectro con SPF 30 o superior que proteja contra la luz UVA y UVB.

¿Cómo usarlo?

Distribuye el protector solar sobre tu rostro y masajea con suavidad para asegurarte de cubrir todas las áreas expuestas. Es importante aplicarlo de 15 a 30 minutos antes de salir al sol para permitir que se absorba por completo. Debes reforzar la protección cada 2 horas cuando estés afuera, sobre todo si estás sudando o nadando.

Nunca mezcles otros productos para el cuidado de la piel con el protector solar, ya que esto puede diluir su efectividad.

8. Base de maquillaje

La base es un producto que puede proporcionarte un cutis suave y regular si deseas maquillarte. Es ideal para cubrir imperfecciones y lograr un aspecto más uniforme en la piel.

Elige una base adecuada para tu tipo de piel y asegúrate de limpiar tu rostro al final del día. Están disponibles en forma de crema, líquido o polvo.

¿Cómo aplicarlo?

Utiliza una brocha o una esponja para aplicar la base o el maquillaje. Comienza en el centro del rostro y difumina hacia afuera para lograr una cobertura uniforme. En los bordes, puedes ayudarte con una esponja húmeda.

Si prefieres un aspecto natural y no deseas maquillarte, puedes omitir este paso.

¿En qué orden debo aplicar los productos de skincare por la noche?

Tener una rutina para cuidar la piel de noche te permite centrarte en reparar el daño causado durante el día y preparar tu rostro para el descanso y la regeneración. Utiliza productos más espesos y concentrados para maximizar los beneficios mientras duermes.

Este también es el momento de utilizar aquellos ingredientes que no se pueden aplicar cuando hay luz solar porque vuelven la piel más sensible, incluidos los exfoliantes físicos y químicos. Dicho esto, te compartimos los pasos para cuidar tu piel mientras duermes.

1. Desmaquillante

El desmaquillante es el primer paso en la rutina de cuidado de la piel al final del día. Antes de dormir, es importante eliminar por completo el maquillaje y las impurezas acumuladas en la piel.

Los desmaquillantes están disponibles en una variedad de presentaciones para adaptarse a las preferencias individuales y a las necesidades específicas de cada tipo de piel:

  • Gel
  • Leche
  • Aceites
  • Sólidos
  • Espuma
  • Líquidos
  • Bifásicos
  • Bálsamos

Puedes elegir el que te resulte más fácil de usar, efectivo y, sobre todo, el más adecuado para tu rostro.

¿Cómo aplicarlo?

Sigue las instrucciones específicas del producto. Puede que te recomienden aplicar el desmaquillante sobre el rostro húmedo o seco. Masajea con suavidad hasta que la piel esté limpia y, después, enjuaga con agua.

Omite este paso si no usas maquillaje.

2. Limpiador facial a base de agua

De la misma manera que comenzaste tu día debes terminarlo: limpiando tu cara. Usa un limpiador facial suave, neutro y a base de agua, para eliminar cualquier residuo de maquillaje y suciedad acumulada, sin resecar la piel.

¿Cómo usarlo?

Aplica el limpiador sobre la piel húmeda, masajea con suavidad y, luego, enjuaga el rostro con agua tibia. Evita frotar la cara con demasiada fuerza para evitar irritaciones.

3. Exfoliante

La exfoliación tiene como objetivo eliminar las células muertas de la superficie de la piel y limpiar los poros, lo que ayuda a revelar una tez más suave y brillante. Además, prepara el rostro para una mejor absorción de los productos siguientes.

Puede lograrse a través de diversos métodos:

  • Exfoliación física: se usan cremas con texturas granuladas, como la arcilla o esponjas y cepillos especiales.
  • Exfoliación química: son productos que contienen agentes químicos, capaces de eliminar la capa externa de la piel. Por seguridad, es recomendable usarlos bajo la supervisión de un médico.

La Academia Americana de Dermatología recomienda no hacerlo todos los días, sino solo de dos a tres veces por semana. Es importante que descubras cada cuánto tiempo debes exfoliar tu rostro según tu tipo de piel y no excederte con este paso.

Te sugiero leer, Cómo cambian los hábitos sexuales de las mujeres durante su vida

La exfoliación excesiva puede irritar la piel, sobre todo, en personas con sensibilidad.

¿Cómo exfoliar la piel?

Al usar un exfoliante o mascarilla de arcilla, es esencial seguir las instrucciones proporcionadas en el producto. Aplica de manera uniforme sobre la piel, centrándote en áreas de preocupación si es necesario.

Deja que el producto actúe durante el tiempo recomendado. Luego, enjuaga con agua tibia y seca la piel con suavidad.

Los exfoliantes pueden afectar la sensibilidad al sol, así que asegúrate de usar bloqueador solar el día después de usar estos productos.

4. Bruma facial hidratante o tónicos faciales

La bruma facial y los tónicos aportan humedad, eliminan residuos, regularizan el pH y preparan el rostro para recibir los próximos productos. Suelen contener ingredientes humectantes, como ácido láctico, ácido hialurónico y glicerina, que son beneficiosos para mantener la piel hidratada.

Una bruma hidratante es un producto que se presenta en forma de espray para dar un impulso de humedad al rostro.

¿Cómo se usan?

Rocía la bruma sobre tu rostro y deja que se absorba en la piel. En el caso de los tónicos, puedes aplicar el producto en un algodón y pasarlo con suavidad por la cara, asegurándote de cubrir toda el área.

5. Mascarilla hidratante

Las mascarillas hidratantes no son un paso fundamental, pero proporcionan una dosis intensa de hidratación al rostro, ideal para pieles secas. Se presentan de diversas formas, como sueros, en láminas, mascarillas más gruesas e, incluso, algunas están formuladas para dejarse puestas durante toda la noche para una hidratación profunda.

¿Cómo aplicarlas?

Sigue las instrucciones del paquete. En general, se colocan sobre el rostro, se dejan actuar el tiempo indicado y, luego, se retiran con cuidado.

Es importante aplicar las mascarillas justo después del tónico, para evitar que, al retirarlas, también se eliminen otros productos colocados. Si se trata de una mascarilla para dejar puesta durante la noche, se debe colocar al final de la rutina nocturna de cuidado de la piel.

Puedes refrigerar la mascarilla antes de usarla para obtener beneficios antiinflamatorios adicionales.

6. Tratamiento con ácido

Aunque mojar tu cara con ácido puede parecer aterrador, es un tratamiento que, si lo haces con cuidado, puede estimular la renovación celular. Los principiantes pueden comenzar con el ácido glicólico. Otras opciones incluyen ácido salicílico, para combatir el acné, y el ácido hialurónico, como humectante.

Es importante elegir un tratamiento ácido que se adapte a las necesidades específicas de tu piel, por lo tanto, busca el asesoramiento de tu dermatólogo si quieres incluir este paso en el cuidado de tu rostro. Estos productos pueden hacer que la piel sea más sensible al sol, por lo que es fundamental usar protector solar durante el día siguiente.

Los ácidos tienen múltiples beneficios. De hecho, pueden ayudar a reducir los signos del envejecimiento, las cicatrices, el acné e igualar el tono de la piel.

¿Cómo se usa?

Para hacer un tratamiento con ácido, se recomienda comenzar una vez por semana. Es importante realizar una prueba de parche al menos 24 horas antes del primer uso. Una vez descartadas posibles reacciones adversas, aplica unas gotas de la solución ácida en un algodón y pásalo por el rostro, evitando el área de los ojos.

Evita este paso si tienes piel sensible o experimentas una reacción a un ácido en particular.

7. Sérums o esencias

Los sueros son productos concentrados que brindan ingredientes poderosos a la piel. Las esencias son versiones más diluidas. Contienen una variedad de componentes beneficiosos:

  • Vitamina E: para la piel seca.
  • Antioxidantes: como el extracto de té verde para el cutis apagado.
  • Retinol y vitamina C: para combatir los brotes y mejorar el aspecto general del rostro.

Es importante elegir un suero que brinde los beneficios específicos que tu piel necesita, ya sea enfocado en el antienvejecimiento, la hidratación, el brillo o la reducción de manchas. Aunque algunos pueden ser costosos, solo se necesita una pequeña cantidad de producto.

¿Cómo usarlo?

Es importante realizar una prueba de parche 24 horas antes de usar un nuevo suero o esencia para asegurarse de que no cause irritación. Para aplicarlos, se recomienda colocar el producto sobre la piel después de la limpieza.

Puedes superponer varios productos, aplicando primero los de base agua y luego los de aceite, esperando unos 30 segundos entre cada uno para permitir su absorción.

8. Crema para los ojos

Al igual que lo hiciste en tu rutina de día, antes de dormir es necesario ocuparse del cuidado del área del contorno de ojos. Por lo general, las cremas nocturnas son más ricas en textura y están formuladas con una alta concentración de ingredientes como péptidos y antioxidantes, que ayudan a mejorar la apariencia de esta zona delicada.

Durante la noche, el producto penetra en profundidad y ayuda a aumentar la producción de colágeno. Esto contribuye a retrasar los signos del envejecimiento.

¿Cómo usarla?

Aplica una pequeña cantidad de crema en el área del contorno de ojos y masajea con suavidad.

9. Aceite facial

Un aceite facial nocturno es un producto ideal para pieles secas o deshidratadas, pues proporciona una hidratación intensiva durante la noche. Suelen ser más espesos que los productos diurnos y están destinados a nutrir en profundidad.

¿Cómo se usa?

Aplica unas gotas del aceite en la piel limpia y seca. Es importante evitar aplicar cualquier otro producto encima para obtener mejores resultados, de lo contrario, se puede diluir y perder efectividad.

Al día siguiente, deberás limpiar a fondo tu piel para eliminar cualquier residuo del producto.

10. Crema de noche

Una crema de noche es el último paso en la rutina nocturna de cuidado de la piel. Se trata de productos ricos en humectantes que ayudan en la reparación celular.

¿Cómo aplicarlos?

Coloca una pequeña cantidad de producto en tus manos limpias y caliéntalo. Luego, distribuye de manera uniforme por tu rostro.

Una rutina de cuidado facial a tu medida

Seguir el orden de skincare maximiza sus beneficios y mantiene la piel saludable y radiante. Pero no todos pueden sostener una rutina de 10 pasos cada día. Entonces, ¡no te abrumes!

Lo más importante es encontrar los productos que te sirven y aplicarlos de manera adecuada. Usa nuestros consejos para orientarte y organiza una rutina de cuidado de la piel que funcione para ti y que puedas seguir.

Mamá. Journalist. Radio & TV Host. CEO @clubdemadresve 2015. Creativity & Strategy. Blogger. Youtube Club de Madres Tv

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER

* indicates required

Alkosto

Phoenix

Podcast Club d Madres Tv

Encuéntrame en Nas.io

club de madres en nas.io

Doctor Clemente Castejón

Doctor Clemente Castejón

Metrosol

Carolina Troconis

FARMATODO

Baked at Day

BROCHART

Sra. Balloons

EL RECREO

AMERICARGO

Trending

Copyright © 2022 Maternidad Creativa by Dorania Padrón I Website desarrollado por Convictorius